jueves, 1 de agosto de 2013

VIOLETTE MORRIS :Se corto los pechos para ser piloto



VIOLETTE Morris en 1913

Una mujer vestida de hombre, robusta, ávida fumadora y con dos compañías fijas: los cuchillos y sus novias. Con sus ojos de hiena clavados en sus objetivos deportivos, consiguío quebrar récords que ni los hombres habían logrado

Ahora vamos a conocer a una singular mujer olvidada por la historia, y a la que el deporte francés le debe muchas glorias. Lamentablemente murió condenada por traición a la patria.

Émilie-Paule-Marie-Violette nació el 18 abril 1893 en París. Fue la menor de seis hermanos de una familia aristocrática. Su padre era el barón Pierre-Jacques Morris, militar en excedencia; y, según varias fuentes, un tío suyo era el general Henri-Joseph-Eugène Gouraud, que sería protagonista en la II Batalla del Marne de Julio-Agosto de 1918. Violette pasó su adolescencia en un internado L'Assomption de Huy, el convento L’Assomption. Pero se liberó muy pronto de la disciplina religiosa, aunque no del gusto por la gimnasia y el atletismo. A pesar de ser lesbiana de closet desde muy temprana edad, en 1914 se casó instigada por su familia on un hombre llamado Cyprien-Édouard-Joseph Gouraud.

con quien tendría un hijo. Pero enseguida comenzó la I Guerra Mundial, en la que ambos cónyuges tendrían que partir para el frente, se presentó en el Ejército francés para servir como militar enfermera En la Primera Guerra Mundial. Le dieron a conducir una ambulancia con la que estuvo en el frente durante la Batalla del Somme y la de Verdún.donde ejercio de correo motorizado Aunque se demoró en hacerlo, especialmente por las críticas de la sociedad, se divorció en mayo de 1923 recobró su apellido de soltera. Para entonces se dedicaba de lleno a su actividad deportiva en numerosos frentes


A pesar de parecer demasiado corpulenta, en 1913 VIOLETTE medía 166 cm y pesaba 68 Kg, poseyendo cualidades físicas y voluntad para ejercer todo tipo de deporte


Era una mujer muy bien dotada y, ya dentro del ejército, se dedicó de lleno al deporte convirtiéndose en la primera mujer francesa que compitió en lanzamiento de bala y disco. Luego hizo furor en el fútbol femenino. Jugó para el Deporte Fémina desde 1917 hasta 1919, y el Olympique de París desde 1920 hasta 1926. Llegó a ser seleccionada del equipo olímpico femenino francés.

Además de su rutilante carrera como futbolista, participó en muchos otros deportes. Fue seleccionada francesa en el equipo masculino de waterpolo porque además de buena jugadora, no había equipo femenino en la época. También era una gran boxeadora. Le encantaba subir a los cuadriláteros y fajarse con los soldados, a los que la mayor parte de veces derrotaba. Otros deportes en los que destacó fueron ciclismo de carretera, motociclismo (primera mujer), automovilismo, hípica, tenis, tiro con arco, buceo, levantamiento de pesas y lucha libre greco-romana. Sus año más brillantes como atleta fueron de 1921 a 1924, cuando su lema era "Ce fait qu'un homme, Violette peut faire le!": Cualquier cosa que un hombre pueda hacer, Violette también lo hace!


Obviamente su estilo de vida era muy diferente al papel tradicional de la mujer francesa de la década de 1920. Al margen de sus actividades deportivas, Violette Morris llevaba una especie de doble vida fuera de las canchas. Le encantaba la noche, el vino y las bellas mujeres, que dicho sea de paso, nunca le faltaron. Lo que llamaba la atención entre su grupo más íntimo, cercano; es el cómo podía ser tan buena atleta si, entre otras cosas, salía de juerga muy seguido, bebía en abundancia y fumaba de dos a tres paquetes de cigarrillos diarios.

Y como este mundo siempre ha sido cruel con los virtuosos, ustedes saben: la gente envidiosa, conservadora, los chismes, en fin; le negaron la renovación de la licencia de la FFSF (Federación Atlética francesa Femenina) en medio de quejas por su estilo de vida nocturno, por tanto, fue excluida de los Juegos Olímpicos de Verano de 1928. La agencia aludió su “falta de moral”, especialmente porque uno de sus amantes, Raoul Paoli, hizo públicas sus relaciones bisexuales y no sólo lésbicas. Paoli se había separado de Violette después de que ella había decidido someterse a una mastectomía con el fin de encajar en los autos de carreras con mayor facilidad. Después de 1928, ya lejos de toda actividad deportiva, Violette instaló su propia tienda de repuestos automotrices en París y se dedicó únicamente a ser piloto y reconstruir autos de carreras.


El asunto de la mastectomía fue un claro ejemplo de su pasión por el deporte tuerca. Mientras el automovilismo evolucionaba, los autos se iban compactando más y más. En esa época (y en su categoría) el auto no debía exceder los 400 kg de peso, la cabina le resultaba muy estrecha y el volante le oprimía el tetamen. Despojada de uno de los más bellos atributos femeninos, Violette incursionó con más éxito en el automovilismo profesional. Antes y después de su operación cosechó muchos éxitos en las pistas, su palmarés es impresionante: En 1922, ganó la carrera París-Pirineos París en la categoría 750 cc. Un año más tarde volvió a triunfar en este evento y también subió al podio en la carrera París-Niza. Ganó el Gran Prix de San Sebastián en 1926 y un año más tarde ganó el Bol d'Or en las 24 horas de París al volante de un BNC. En 1934 ganó el Rally de los Dolomitas.



VIOLETTE Morris compitiendo en moto. En la Paris/Nice 1925 se clasificó 2ª

No podía ser menos, Violette era una virulenta militante feminista bastante temible, pues también había conquistado un campeonato de Francia de halterofilia, iba siempre armada y, se dijo, llegó a liquidar a un novio legionario que no acababa de gustarle.

Tras ganarse la vida como bailarina en el Casino de París, formando un dúo ocasional con la famosa cantante Josephine Baker, en 1928 abre un negocio de compra-venta y desguace de autos, de accesorios y de chatarrería. También vendía autos de la marca BNC, y quizá fabricó algún cyclecar artesanal. Pero su empresa no pudo superar la depresión económica consecutiva al crack de 1929 en Nueva York.



VIOLETTE Morris y Josephine Baker hacen mímica sentadas en un racer. La exótica Josephine Baker(1906-1975). En la tercera foto, de 1932, VIOLETTE posa ante su establecimiento de venta de automóviles BNC y motores Ruby. Por su expresión, parece que el negocio no marcha bien

El automovilismo también se lo tomó bastante en serio. Al igual que sus coetáneas Elizabeth Junek, la condesa Einsiedel, Clara Stinnes, Violet Cordery, Janine Jennky, Gwenda Stewart Hawkes, Kay Petre, Maria-Antonietta D'Avanzo, Renée Friderich, Hellé-Nice, Lucy O’Reilly Schell, Mary Bruce, la baronesa d'Elern o Victoria Worsley, entre muchas otras, Violette demostró al volante tanta vocación, competencia y capacidad de sacrificio como cualquier otro piloto.

Había comenzado a competir con cyclecars en El Bol d’Or 1922, en el que se hizo con la vuelta rápida y se clasificó 4ª de su clase con un Benjamin 750 cm3. Esa misma temporada vence en su categoría en el Circuit des Routes Pavées du Nord con Benjamin. Para la misma marca disputó el Grand Prix des Cyclecars du Mans 1922, donde fue 2ª, y de nuevo 4ª en el Bol d’Or 1923. Con el Benjamin 750 cm3 nº 20 participó en el III Trofeo Armangué para autociclos el 3 de Junio de 1923, que acabó en 8ª y última posición scratch (y 2ª de clase), resultado honroso teniendo en cuenta la dureza de la prueba en la que doce participantes no alcanzaron la meta. También triunfaría por dos veces en la Paris/Les Pyrénées/Paris (1922 y 1923). Y asimismo en la Paris/Nice Automobile 1923 (clase cyclecar 750 cm3, con Benjamin)



A pesar de su voluminosa faldamenta, VIOLETTE Morris desciende airosamente de su Benjamin ante stand de la marca durante el Grand Prix des Cyclecars du Mans 1922

En 1926, Violette corrió en el Bol d’Or al volante de un Marguerite de turismo, clasificándose 3ª en su categoría. Y el año siguiente consiguió para la marca BNC la victoria absoluta en dicha carrera de resistencia, disputada en Fontainebleau y reservada a los cyclecars de hasta 1.100 cm3.


En el Bol d’Or con el BNC nº 108

La piloto acabó la ruda prueba de 24 Horas a la media de 67,48 Km/h. En 1927 volvió a triunfar en su categoría en la Paris/Nice Automobile 1923 (turismo 1.100 cm3, con Benjamin), Y en 1928 fue 2ª en las 24 Horas del Bol d’Or, carrera en la que no se permitía el relevo del piloto (hasta el cambio de reglamento de 1954).


VIOLETTE mantiene la forma física efectuando ejercicios de gimnasia con aparatos

A primeros de Junio de 1929 participó en la Troisième Journée Féminine de l'Automobile, celebrada en Montlhéry, con un Donnet (un 6 cilindros de 1,9 ó 2,5 litros, probablemente). En 1933 volvió al Bol d’Or, y en 1934 lograba otra victoria de clase en el Rallye des Dolomites con un turismo BNC.


Programa anunciador de la presencia de VIOLETTE Morris en el Bol d’Or 1933 con un racer nº 26, junto con Yves Giraud-Cabantous, Ralph Gilbert y otros habituales




Actitudes características de la virago VIOLETTE Morris, siempre con el cigarrillo en la mano o la boca. Este auto sin carrozar quizá sea uno de los que construyó en su taller. En las fotos se advierte algo extraño: o el asiento está emplazado muy bajo o la caña del volante les ha quedado demasiado larga


Retrato de VIOLETTE al estilo Jean Cocteau


VIOLETTE en los años ’30 con una amiga (Gertrude Hannecker o Gilberte Brassai)

A finales de diciembre de 1935, Violette se dejó seducir por la Gestapo de la Alemania nazi. La llevaron como invitada de honor a los Juegos Olímpicos de Verano de 1936 en Berlín, por orden personal de Adolf Hitler. A cambio, ella entregó a Alemania los planes parciales de la Línea Maginot (bunkers fronterizos de defensa), planes detallados de los puntos estratégicos de París, y los esquemas de abastecimiento principal del ejército francés. Esta información fue vital para la invasión alemana y la toma de París en 1940. Durante la ocupación alemana, Violette vivía muy cómodamente en una casa flotante sobre el río Sena. El inconformismo de Violette la condujo a experimentar simpatías por el régimen nacional-socialista alemán, siendo reclutada por el servicio secreto de las SS (Sicherheitsdienst) a finales de 1935 para que espiara a su favor. Al parecer, facilitó planos y detalles sobre la defensiva Línea Maginot, el carro blindado Somua S35 y los puntos estratégicos de la ciudad de París. Fue invitada de honor de Hitler en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín; y, durante la invasión nazi de Francia, gozó de una vida cómoda, haciendo contrabando de charcutería y licores para el mercado negro y viviendo a bordo de una embarcación en el Sena.

Además, siguió colaborando con las SS y su odiosa Gestapo, tomando parte activa en las delaciones, detenciones, interrogatorios y torturas de sus compatriotas de las FFI en el siniestro local de la calle Lauriston. Desde 1940 se encontraba bajo las órdenes de Helmut Knochen, y a partir de 1942 hasta 1944 fue responsable de los organigramas de la Gestapo en sus oficinas de la calle Saussaies. Formó parte de una red de delatores y espías colaboracionistas con los nazis que se esforzó en desactivar la asistencia que la organización británica SOE prestaba a la Resistencia. A consecuencia de ello, fue juzgada en rebeldía y condenada a muerte in absentia

Fue asesinada poco después por miembros de la resistencia francesa mientras transitaba por un camino rural el miércoles 26 de Abril de 1944, cuando viajaba de Normandía a París acompañada por una sobrina y otros cuatro colaboradores, su Citroën 15 Six fue interceptado por los maquisards y tiroteado, muriendo todos sus ocupantes. Violette acababa de cumplir 51 años. Como nadie reclamó su cadáver, éste fue enterrado en una fosa común; pero en Septiembre de 1945 fue localizado y exhumado.
Su cuerpo, acribillado a balazos, fue enterrado en una fosa común. Hoy en día, Violette Morris constituye un símbolo para las lesbianas de derecha.


El Citroën 15 CV Six de 1939, como el que, presumiblemente, manejaba VIOLETTE Morris en sus correrías contrabandistas y cuando fue ejecutada, constituía un auténtico lujo en aquellos años de ocupación. Su motor era un seis cilindros en línea de 78 x 100 mm, 2.867 cm3, cigüeñal de 4 apoyos, compresión 6,3:1, dos Solex 30 FFIAP, 76 HP a 3.800 R/mn, 16 CV fiscales, 1.325 Kg, 125 Km/h. El consumo medio ascendía a unos 14,0 l/100 Km, prohibitivo en aquellos años de racionamiento

La poco ejemplar vida de esta piloto ha sido recogida en varias biografías: "La Diablesse - La Véritable Histoire de Violette Morris" (1989) y "Violette Morris, la Hyène de la Gestapo" (2004), ambas de Raymond Ruffin; “Violette Morris, la Gestapiste” (1994), de Jean-Émile Neaumet; "L'Honneur Ratatiné d'une Athlète Lesbienne en 1930" (1999), de Christian Gury; “Violette Morris, Histoire d’une Scandaleuse” (2011), de Marie-Josèphe Bonnet


Lo sorprendente de su vida, al tiempo admirable y morbosa, ha hecho de VIOLETTE Morris un icono del feminismo y una presa atractiva para los biógrafos. El último libro dedicado a ella es este de Marie-Josèphe Bonnet




VIOLETTE Morris (1893–1944)







VIOLETTE Morris compitiendo en moto. En la Paris/Nice 1925 se clasificó 2ª

9 comentarios:

  1. Cómo se nota que te gusta tanto este personaje que las querido retratar como una martir a pesar de todo lo malo que hizo. Para empezar, titulas el artículo como : Morris, la mujer que se cortó los pechos para ser piloto. ¿Crees de verdad que eso es lo mas llamativo de su historia? Pobre mujer, que valiente y que decidida. Si se ganó el apodo de la Hiena de la Gestapo fue por algo. Era una espia, traidora y sádica. Da igual sus méritos deportivos o que su conducta fuera pionera dentro una sociedad machista. Ella no buscaba la igualdad de género sino que actuaba egoistamente por sus hobbys. Expresiones como: "Mujer olvidada por la historia", "lamentablemente fue condenada por traición a su patria", "con sus ojos de hiena clavados en sus objetivos deportivos" ; ¿intentas admirarla y martirizarla?. Nada de olvidada porque todos recuerdan sus crímenes, de lamentablemente condenada nada, por fin se hacía justicia. El apodo de hiena no fue por sus logros deportivos, fue porque era una torturadora que le gustaba disfrutar de mujeres torturadas, incluso defecaba sobre ellas. Tu escrito está bastante sesgado y mas bien pareciera que fueras una de esas mujeres lesbianas de derecha de las que has hablado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5:15 p. m.

      Estoy de acuerdo con usted

      Eliminar
    2. Toda la razón, Erik. ¡Oh, pobre mujer dedicada a la lucha feminista (ja ja ja ja ja ja), que fue hábilmente seducida por Hitler! ¡Venga, va!El cuento chino vaya a contárselo a otro. Mire, soy mujer, y me considero feminista, pero como mujer concienciada con la lucha por los derechos humanos, sé que la actuación de Violette fue deplorable. Como bien ha dicho el comoañero, la fascista de Violett, solo pensó toda su vida en sí misma. Si hizo deporte, fue por que le gustava, no por abrir un camino a las otra mujeres que quisieran realizarlo, es más, me gustaría saber su opinión sobre el resto de mujeres de la época. Eso de vitorear a una persona por el hecho de haber hecho algo contra el patriarcado en cuando los derechos de las mujeres también le daban un poco como igual "las mujeres judias a las qe le encantaba torturar".
      En fin, esa absurda banalitzación seria igual que decir que Hitler era bueno por que era vegetariano.

      Eliminar
    3. Anónimo5:37 a. m.

      independientemente de lo que hizo para mi es una mujer admirable

      Eliminar
    4. Sabes que es feminismo ?
      Dios mio por que abrir camino a otras mujeres que solo también ven por ellas ..por que quisiera decirte que las mujeres solo vemos envidias y cosas tontas jamas nos apollamos! .. Ella entro con hitler por que l menos él vio algo bien en la reconoció lo que no hicieron las mujeres de ese tiempo entiendes

      Eliminar
    5. Sabes que es feminismo ?
      Dios mio por que abrir camino a otras mujeres que solo también ven por ellas ..por que quisiera decirte que las mujeres solo vemos envidias y cosas tontas jamas nos apollamos! .. Ella entro con hitler por que l menos él vio algo bien en la reconoció lo que no hicieron las mujeres de ese tiempo entiendes

      Eliminar
  2. Anónimo1:59 p. m.

    El artículo está bien encabezado para mí, ya que si hubiera empezado como "Violette Morris, la colaboracionista gestapista de Francia" no lo hubiese leído; hubiese pensado que se trataba de una colaboracionista más. Me dejé atrapar por la vida de esta muujer hasta que "por casualidad" comenzó su carrera como colaboracionista nazi del Régimen de Vichy. Y esto es totalmente irónico, que una lesbiana transgresora colaborase con un régimen cuya ideología fue el orden social tradicionalista "ultramontano" católico. Y esto es irónico,
    Reitero: si el artículo estuviese redactado como la vida de una colaboracionista, nadie lo leería.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:20 p. m.

    Esta tipa fue un demonio al final de su vida ni merecer ser ejemplo de nadie, cualquier cosa buena que haya hecho se opaca con las maldades que hizo, seria como recordara Profirió Diaz quien condeno a la pobreza a millones de mexicanos y a la dictadura por la prosperidad de unos pocos hacendados

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:35 p. m.

    Guau era una mujer realmente miserable? Y que hay de su sobrina y los otros cuatros que viajaban en el auto. Tambien merecian morir?
    Todos culpan a los Nazis y a sus campos de concentracion y alguien sabe que en realidad los campos de concentracion no lo idearon los nazis sino los Britanicos, donde diezmaron practicamente una poblacion para hacerse de los depósitos de diamantes en Kimberley. Todos hablan de los supuestos 6millones de judios muertos por los nazis y que hay de los 25 millones o mas que se asesinaron en el regimen de Stalin ademas de todas las violaciones y torturas que estos realizaban cada vez que copaban un territorio, que esos no eran humanos? Y los millones que mataron los Britanicos que hay sin ir mas lejos los millones de palestinos que mueren a causa de hambre o a causa de la guerra porque donde antes era palestina a partir de 1948 se llamo Israel y los judios no dejaron de robarles a estos sus tierras. Alguno sabe a que pais se le decia la Venecia Arabe? a Irak y sin embargo los aliados lo destruyeron robando saquendo las riquezas y violando a sus mujeres e hijas. Y despues uno dice estos arabes estan re locos y si seguramente despues de ver morir tu familia y que te violen a tu mujer e hija lo estara. No hay que quedarse con lo que dicen solamente el lado victorioso, hay que tratar de buscar el porque a ciertas situaciones, nada nunca se hace porque si solamente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...