martes, 3 de septiembre de 2013

LINA MEDINA VASQUEZ: Madre a los 5 años




 Lina Medina Vasquez nació en Perú, en el caserío de Antacancha, en la RegiónHuancavelica, el 27 de septiembre de 1933. Era uno de los nueve hijos del campesino Tiburcio Medina.A principio de 1939 sus padres comenzar a ver que el vientre de Lina se abultaba. Los vecinos decían que se le había metido una culebra y Que deberían visitar al brujo de la aldea. El anciano chaman dijo que el “espíritu delos Andes”, llamado Apu, se había metido en el cuerpo de la niña. Pero después de varios ritos fallidos, don Tiburcio decidió llevar a su hija hasta la ciudad de Pisco, distante unos 70 kilómetros, atravesando valles, montañas y desiertos.
Para entonces Tiburcio pensaba que su hija tenía un tumor y estaba preocupado de que la niña no pudiera soportar el viaje. A principios de abril, finalmente, partieron hacia la ciudad.Al llegar se dirigieron al Hospital de Pisco en donde fueron atendidos por el Doctor Gerardo Lozada.
.Lozada la auscultó pensando que era un inmenso tumor. Poco a poco fue realizando estudios cada vez más detallados ya que no podía creer en los resultados preliminares. El examen revelaba un latido de un corazón fetal.
Las proporciones del cuerpo de la niña eran un poco sorprendentes, la pelvis estaba ensanchada y tenía maduración ósea, cosas que a menudo se observan en casos de ese tipo de embarazo prematuro. De la madre de Lina se supo que la niña había desarrollado vello púbico a los tres meses y comenzado a menstruar a la edad de dos años 8 meses. 
La madre la mandaba al río a lavarse, cada vez que eso ocurría. A los cuatro años ya había desarrollado los pechos. Lozada determinó que se encontraba en su séptimo mes de embarazo. Tomó una radiografía de la niña y de su bebé.
Llamó a la policía y acusó a Tiburcio: “¡No es un tumor, es un bebé de ocho meses (de gestación)!”.
 La policía tomó preso al campesino por violación e incesto. Pero tiempo después tuvo que soltarlo a falta de pruebas. Lozada quería tener la confirmación de otros facultativos y llevó a Lina hasta la ciudad de Lima en donde se confirmó que estaba embarazada. Finalmente, el 14 de mayo de 1939 (día de la madre en Perú), cuando tenía cinco años, siete meses y 21 días, dio a luz a un niño mediante cesárea practicada por los cirujanos Dr. Lozada, Dr.Busalleu y el Dr. Rolando Colareta, como anestesista.
El niño pesó 2 kilos 700 gramos, midió 47 centímetros, estaba bien formado y en buen estado de salud. Fue llamado Gerardo Medina en honor al médico partero. Los niños salieron de la clínica tan sólo tres días después.
 Lozada presentó un informe sobre el caso a la Academia de Medicina de Lima.Anexo al informe se pueden ver la radiografía y una fotografía de Lina parada desnuda y presentando su lado izquierdo. La foto muestra la niña embarazaday el desarrollo de su vientre. Esta es la única fotografía publicada de Lina tomada durante su embarazo. Un año más tarde se tomó otra fotografía, en Lima, cuando Gerardo tenía once meses de edad. En ella aparecen los dos niños y el doctor Lozada.Su caso también fue informado en detalle por el doctor EdmundoEscomel (uno de los más preeminentes investigadores médicos de Perú de la época y un laureado de la prestigiosa AcademiaFrancesa de Ciencias), en varios artículos publicados por la revista francesa La Presse Medicale.
El primero apareció el 13 de mayo de1939, justo un día antes del nacimiento de Gerardo Medina. En el número 43 de ese mismo volumen de La Presse Medicale, Escomel anuncia el nacimiento del niño y menciona que Lina había comenzado a menstruar a los dos años 8 meses. El artículo incluye la fotografía de Lina embarazada.
También informa que no se ha sabido la identidad del padre pues Lina “no podía dar respuestas precisas”.



En su último artículo Escomel se ocupa sobre una biopsia de uno de los ovarios de Lina en una muestra retirada al momento de la cesárea y proporciona microfotografías de las secciones de tejidos teñidos. Escomel  postula que la razón detrás de su fecundidad precoz no puede radicar en los ovarios, pero sí debe derivarse de un desorden hormonal extraordinario de origen hipofisario. Muchos han pensado que se trata de un engaño, pero en los últimos años varios médicos han verificado los reportes de Lozada y Escomel: biopsias, rayos X y fotografías Y al final se han pronunciado por la autenticidad del caso. Los ovarios que tenía Lina, por ejemplo, eran de una mujer madura. Se trataba de un caso extremo de pubertad precoz que aunque es muy poco frecuente en niños menores de 5 años, no es desconocida 


Aunque nunca se esclareció su embarazo, todo apunta, según médicos, a una violación, pero nunca se determinó quién fue el padre del niño, ya que Lina nunca lo reveló. Don Tiburcio estuvo preso varios días como sospechoso de violación. La ficha policial registra que fue liberado luego de tres días. Luego, las sospechas recayeron sobre uno de los ocho hermanos de Lina, quien sufría cierto retardo mental.Para los vecinos de Antacancha, a 450 kilómetros al este de Lima, uno de los departamentos andinos más pobres de Perú, Lina era una especie de virgen María que había concebido sin pecado original, por obra y gracia del Espíritu Santo. Para ellos Gerardo nació “de la semilla del dios Sol”
 
Fue en el hospital de Lima donde la niña aprendió a leer y cuentan que peleaba con su hijito por los juguetes. El niño fue criado creyendo que era el décimo hijo de sus abuelos, pero a la edad de diez años se enteró de que Lina, la joven que pensaba era su hermana, en realidad era su madre. En 1979 (a los 40 años) murió de una rara enfermedad en la médula ósea. Lina trabajó como secretaria en la clínica de Lima del doctor Gerardo Lozada. El médico le dio una educación, y ayudó a inscribir a su hijo en la escuela secundaria. En los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial, el caso de Lina Medina alcanzó los titulares de la prensa americana Los Angeles Times del 16 de mayo de 1939 publicaba un cable de la agencia United Press:  “El doctor Hipólito Larrabure, director de la maternidad del hospital, que con ayuda del Dr Gerardo Lozada (director del Hospital de Pisco) durante la operación (cesárea), dijo que Lina resistió la operación en forma excelente. Los círculos médicos aquí se sorprendieron al momento del nacimiento que, a su juicio, no tiene precedentes. El doctor Larrabure dijo que el caso era  “verdaderamente asombroso” y añadió que espera que “algunas fundaciones científicas de Estados Unidos envíen un investigador a la ciudad de Lima para observar el caso e indicar la mejor manera de cuidar a la madre y el niño” 


El corresponsal de Los Angeles Times en Perú confirmaba la noticia: “La posibilidad de que una niña se convierta en una madre a la edad de 5 años, según se informó el domingo desde Lima, Perú, fue confirmada hoy porel doctor Joseph B. De Lee, autoridad en obstetricia del Chicago Lying-inHospital. “El doctor De Lee citó el caso de una niña en Rusia que se convirtió en madre a la edad de 6 ½. Según el médico que reportó el caso en una revista médica alemana, el doctor De Lee dijo, la madre tenía el desarrollo físico de una niña de 10 o 12 años. Seis meses más tarde, The New York Times informó que un oficial de salud pública americano también había verificado la notable historia de Lina: “Mientras en Lima el doctor S. L. Christian (ayudante de cirujano generaldel U.S. Public Health Service) examinó a Lina Medina, la niña india, cuya bebé nació el pasado mes de mayo cuando la madre tenía aproximadamente 5 años.Dijo que aunque hay cierta confusión en cuanto a si la madre tenía 5 o 6, no cabe duda de la autenticidad del caso, que calificó como el más asombroso en su carrera como médico”.
Durante casi todo un año los niños fueron el centro de atención. Funcionarios, diplomáticos, políticos y hasta artistas los visitaban llenándolos de regalos. 
Una compañía americana ofreció 5,000 dólares y manutención de por vida a Lina ya su bebé, a cambio de exhibirlos en la Feria Mundial de Nueva York. Pero el padre firmó un contrato con la compañía Seltzer por 1,000 dólares semanales,a cambio de viajar a EEUU para ser investigados por sus científicos.
El mismo New York Times informaba de la intención de que Lina pudiera ser “llevada a los Estados Unidos en un mes para ser examinada por una comisión médica formada por cinco investigadores”. El plan era traer a la pequeña madre, el niño, y los padres de la niña a Chicago Pero el entonces presidente, OscarR. Benavides, decretó que Lina y su hijo estaban en “peligro moral” y decidió crear una comisión especial para protegerla. Benavides emitió una ley para tener la custodia de ambos, prometiéndoles una pensión vitalicia. En pocos meses se olvidó del caso, nunca cumplió lo prometido y luego los abandonó a su suerte.
Los niños nunca recibieron ni un centavo.En 1941, dos años después del parto de Lina, el New York Times publicó una reseña de una psicóloga que había examinado a Lina durante su visita a Perú:


“Otro pasajero (en la línea de Santa Clara, que regresaba de América del Sur) la señora Paul Kosak, especialista en educación de niños en el Teachers College, Columbia University. La señora Kosak es la única psicóloga infantil a la que se le ha permitido hacer estudios de Lina Medina, la niña peruana que, hace dos años, dio a luz a un niño a la edad de 5 años.
“La señora Kosak dice que hizo una serie de pruebas de inteligencia a la niña y que, basándose en este estudio no tiene ninguna duda de que la edad de la niña se dio correctamente.
““Lina tiene una inteligencia por encima de lo normal y el bebé, un niño, es perfectamente normal y está físicamente más desarrollado que el promedio de los niños mestizos (español indio)”, dijo. “Ella toma al niño como un bebé hermano y lo mismo ocurre con el resto de la familia” 
 A los 33 años Lina se casó con Raúl Jurado, con quien a los 39 años (en 1972) tuvo otro hijo, que emigró a México. 


En 1980 las autoridades locales destruyeron su casa para construir una autopista. Lina y Raúl tuvieron quemudarse a la zona limeña conocida como “Chicago Chico” por su temible fama de ser una guarida de ladrones.
A principios de este siglo el ginecólogo peruano José Sandoval se interesó por el caso de Lina y escribió un libro: Madre a los cinco años. Pero no sólo hizo eso. Comenzó a presionar al gobierno para que pagaran su deuda pendiente. “Aún estamos a tiempo de reparar el daño que le hizo el Estado condenándola a la miseria”, dijo en una entrevista a Reuters, luego de la aparición de su libro.
Los periodistas ingleses trataron de entrevistar a la anciana de 69 años. “La verdad es que Lina nunca quiere hablar con nadie”, declaró su esposo, Raúl Jurado.
Sandoval acordó una entrevista con miembros de la oficina de acción social del despacho de la Primera Dama de Perú, Eliane Karp. Raúl dice que lo único que quiere Lina es ver pronto al hijo que ambos tuvieron y que vive en México.
“Un final feliz de su historia sería que el gobierno nos devuelva los 25,000
dólares que nos costó la casa que demolieron. No es un favor, nos lo deben”,
agregó.





Videos relacionados:



5 comentarios:

  1. Anónimo11:39 a. m.

    q historia tan atroz e increíble
    no encuentro forma de comprender todo eso
    que traumático para esa niña que se convirtió en mujer a tan temprana edad pobre
    pero lo bueno o mejor de todo es que encontró gente a su alrededor que le ayudo
    en ese momento crucial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sobre todo el gobierno peruano de aquel tiempo, y el posterior que le expropió su vivienda sin pagarle nada...

      Eliminar
  2. Anónimo11:11 a. m.

    Independiente de lo doloroso y traumatico que seguramente fue esa experiencia, me parece aberrante que nadie se preocupara por saber quien ultrajo a la pequeña. Que tristeza.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:18 p. m.

    Habría que torturarlos y después matarlos a este tipo de personas que arruinan al vida de los niños.

    ResponderEliminar
  4. En #PROYECTO365 una historia sobre esta historia: http://microficciondiaria.blogspot.com.ar/2015/04/101-lina-y-gerardo-un-pacto-de-amor.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...